Onces en la oficina

¿Qué comer que sea saludable pero que al mismo tiempo te mantenga activo? Aquí te damos cinco consejos esenciales a la hora de “picar” en el trabajo.

Siempre incluye proteína en tus meriendas

La proteína te ayudará a sentirte lleno por más tiempo y adicionalmente, es fundamental para garantizar que mantengas intacta o que aumentes —según sea tu objetivo— la masa muscular. Hay muchas opciones prácticas que funcionan a la perfección como snack durante la jornada laboral: el queso pera, el jamón de pavo y el yogur griego (con frutas y nueces) son algunos ejemplos.

Identifica si tienes hambre o sed

Porque, muchas veces, tu estómago confunde las dos cosas. Por eso es importantísimo mantenerse hidratado. Esto permitirá que tu organismo funcione correctamente y evitará que te sientas cansado o con sueño. Si crees que tienes hambre, la recomendación es que tomes un vaso de agua y esperes unos minutos para que puedas darte el tiempo de reconocer realmente si la sensación de vacío es porque estás deshidratado ¡o, simplemente, hambriento!

¡Locos por el dulce!

Si eres de los que tiende a calmar el hambre comiendo de manera desenfrenada los antojitos que guardas en el cajón, hay algunos tips que pueden ayudarte a controlar esa ansiedad. Por ejemplo, puedes tomarte un café con un chorrito de leche, eso ayudará a distraer esas ganas de picar aquí y allá y, de paso, te dará un shot de energía; también son particularmente útiles los tés, el agua con góticas de limón, las frutas dulcecitas congeladas como las uvas, la gelatina sin azúcar, u optar por una opción nutritiva y llena de fibra como media taza de cereal integral con leche.

Come cada tres horas

No es que esta práctica vaya a acelerar tu metabolismo, como dicen por ahí. Para lo que sí sirve comer cada cierto tiempo es para controlar, justamente, esos niveles de hambre descontrolados. Si picas entre comidas un puñado de nueces, frutas, o cereales integrales, sentirás menos hambre a la hora de almorzar o cenar y, por ende, no caerás en la tentación de acabar con la nevera completa.

Recuerda que… El ajetreo de cada día, el estrés y la falta de tiempo son factores que pueden influir en tu apetito. Habrá momentos en los que será difícil mantener una rutina sana de meriendas, pero no te preocupes, la palabra mágica cuando se trata de llevar un estilo de vida saludable es: balance.

 ¿Tienes dudas sobre este tema? No dudes en comunicarte
con nuestros expertos a través d
el live chat.

Redacción: conestlecontigoco

Fecha de publicación: Mié, 07/08/2019 - 14:55

Compartir

Califica este artículo