El ejercicio de alimentarse

Vas al gimnasio, sales a trotar, montas en bici… ¿Qué llevas?: ¿Frutas? ¿Barritas energéticas? ¿Geles? ¿Agua?

Cada tipo de ejercicio y la manera correcta en que lo practiques, supone un consumo de energía o un consumo calórico diferente. En promedio, en media hora de ejercicio cardiovascular (zumba o spinning, bicicleta o trote, por citar algunos) se queman entre 300-500 calorías; mientras que en media hora de ejercicio de fuerza (tipo pesas), unas 150 – 200 calorías.

Es importante reponerlas para recuperar el glucógeno, los nutrientes y los líquidos consumidos y evitar caer en desarreglos funcionales como la hipoglucemia o la deshidratación. Aunque cada tipo de ejercicio, cada momento del ejercicio y, por supuesto cada organismo, tienen sus necesidades específicas hay algunos alimentos que te ayudarán en este proceso.

Antes

Hacer ejercicio en ayunas no es la mejor decisión. Antes de iniciar tu actividad física, ya sea en el gimnasio y trotando en un parque cerca de tu casa, debes consumir algún alimento que te de la energía que necesitas, puede ser una proteína, un lácteo y una fruta. Lo recomendable, es hacerlo una hora antes.

Durante

La hidratación es la mejor compañera durante la actividad física. Se recomienda que el líquido no esté frío para evitar espasmo esofágico, como se le conoce al dolor momentáneo en el pecho. Si la actividad realizada es una caminata larga en la montaña o ciclismo en ascenso, puedes comer una pequeña porción de algún alimento calórico. Este te ayudará a mantenerte enérgico.

Después

Para recuperar la energía, se recomienda consumir proteína porque incide directamente en los procesos de regeneración muscular y ayuda a evitar desgaste y lesiones. Hidratarte también te ayudará en la recuperación.

Redacción: conestlecontigoco

Fecha de publicación: Vie, 26/06/2020 - 18:01

Compartir