¿Fuera de casa? No es excusa para comer mal

Vacaciones, trabajo, fines de semana, viajes… Dejemos las excusas, en cualquier momento y lugar es posible conseguir una alimentación balanceada.

Aunque los menús que ofrecen los restaurantes –por los tamaños de las porciones o por sus condiciones de elaboración– sobrepasan, muchas veces, las calorías que necesitas en tu dieta, si tienes conciencia de lo que comes y de lo que necesitas, esto no tiene por qué ser una excusa. A continuación algunos consejos prácticos que te ayudarán a conseguir un buen balance aun si no eres tú quien cocina.

Prepárate para salir

Lo primero que necesitas es elegir bien el lugar en el que vas a comer. Muchas veces esto lo dicta el bolsillo, sin embargo, siempre hay alternativas de menús balanceados.

Qué pedir

Trata de elegir platos balanceados. Por ejemplo, que las proteínas no lleven salsas. Opta por platos al vapor, a la plancha o a la parrilla y recuerda que un buen indicador sobre los nutrientes es el color. Busca un plato con mucho color, seguro que ahí están las vitaminas y minerales que necesitas.

Cómo comer

Empieza siempre por las ensaladas o las verduras. Si te llenas muy rápido, te habrás asegurado de haber comido nutrientes importantes para tu cuerpo.

Conversa y come despacio

Si no quieres dejar de darte gusto, una buena opción siempre es compartir entradas y postres. Si has pedido una picada o varios platos para todos, coge un plato y sírvete en él lo que vayas a comer. Sin duda es un buen truco para controlar las cantidades.

Redacción: conestlecontigoco

Fecha de publicación: Jue, 17/09/2020 - 16:42

Compartir